Ya me aburrí, cuentenme sus peores pálidas

Puede sonar gracioso después de que ya viviste tu peor pálida. Pero el día que la estabas experimentando, te aseguro que no fue nada divertido. El gran problema con el uso recreativo de la hierba es que pasarte de la raya o consumirlo cuando tu estado de ánimo no esta al 100% te lleva a experiencias de terror. Las peores pálidas se recuerdan… oh sí

Así que chicos y chicas, todo con moderación. Las peores pálidas que me han contado.

Juana – la noche del demonio de las peores pálidas…

Llevaba fumando con mi hermana como 2 horas y se nos ocurrió que era buena idea ir al cine. Así que ya en la fila de las palomitas, me le quede mirando a un anuncio de una películas de terror. Era la película de la noche del demonio o algo semejante. El caso es que comencé a malviajarme y me convencí a mi misma que si entraba al cine iba a tener un viaje astral y no iba a poder salir de ahí, porque me quedaría con el demonio. Empecé a sudar en frío mientras la cajera me veía con la cara más extraña del mundo. Compre las palomitas y a los pocos pasos me desmaye. Mi hermana tuvo que cargarme a una banca y hasta vinieron los de seguridad a ver si estaba bien.

Cómo evitar la somnolencia después de fumar

Roberta – El concierto del desmayo

Ahí les va mi triste historia. Resulta que fui a un concierto de música electrónica con unos toquecitos ya puestos. Lo malo, fue que mi mejor amigo antes de entrar me dio una mordida de su brownie. Fué demasiado para mi cuerpesito. Después de una hora, la empecé a pasar fatal. Entre tanta gente y la música, sentía que me iba a desmayar y en efecto. Me desmaye 3 veces de ida al baño. No pude permanecer más en el concierto y me salí. Ahora cada vez que escucho la música de este DJ recuerdo el miedo que me dio ese día. Fué la pálida más fea que haya tenido en toda mi vida.

Ilustraciones cannábicas que querrás tener en tu sala

Elias – Ya llegaron los ovnis

Organice una cena cannabica por el aniversario con mi esposa. Lo hice en la azotea donde tenemos un pequeño jardín. Pues resulta que me pasé de lanza con la hierba en la comida. Mi esposa fue super prudente, porque teníamos a nuestra hija chiquita y no comió gran cosa. Pero yo me deje ir como un loco sobre la lasagna. A las dos horas estaba convencido que no podría bajar las escaleras. Mi esposa me pidió pizza con la esperanza que se me bajará la pálida tan tremenda que traía. No me podía parar del suelo y yo juraba que las estrellas eran ovnis y que ya había valido. Me iban a matar primero porque no me podía mover. Mi esposa me grabo y toda la cosa, fui el hazme reír de nuestro grupo de amigos por meses. De las peores pálidas de mi vida.

7 formas de tener más placer al menos contigo

Frank – Se me olvidó como hablar

La primera y la última vez que fume, estaba con unos amigos. Después de mucha insistencia, cedí. Yo siempre le había tenido miedo a la hierba por lo que mi papá me contaba de ella. le fume con miedo, pero no me hizo efecto. Así pasaron las horas y después de unos alcoholes y bien entrado, le di una segunda oportunidad. Pero esta vez le di un toque con toda la intensión de asfixiarme en humo. Mal hecho… mi mejor amiga se asustó, me dijo que ojalá no me fuera a dar pálida. Efectivamente unos minutos después se me durmieron los brazos, la cara, mi corazón latía como loco y en mi viaje olvide como hablar. Me asuste mucho más, no podía moverme, no podía hablar. Es el susto más grande que me he llevado en la vida. Primera y última vez que fume hierba.

Cuéntame la tuya, soy todo oídos.

Tags:
Next Post

Diferencias entre tener el cuerpo y la mente high