Cannabis y maternidad, ¡deja de lado los tabúes!

La crianza de los hijos no es fácil. Es un trabajo duro que a menudo es su propia recompensa. Criar hijos felices y saludables es el objetivo de amar a los padres, y no siempre es fácil equilibrar eso con sus propias necesidades. Aunque es un trabajo, no hay días de enfermedad ni tiempo libre. En la actualidad algunas valientes han decidido mezclar cannabis y maternidad.

Fumar hierba y conducir, ¿sí o no?

Algo complejo

Esto puede ser especialmente desafiante cuando consumes cannabis por varias razones, incluidos los síntomas de dolor crónico, depresión, ansiedad o incluso solo de forma recreativa. Y seamos sinceros, a pesar de que el cannabis se ha convertido en el centro de atención nacional, todavía hay mucho estigma en torno a su uso.

Como padre, quieres ser responsable. Puede sentir que consumir cannabis y ser un padre cariñoso y amable son conceptos mutuamente excluyentes. No tienen que serlo. Puedes ser un consumidor consciente de cannabis y aún ser un padre eficaz.

Hay mucha información errónea sobre el cannabis en el mundo, y es posible que haya escuchado gran parte de él mientras crecía. Hasta hace muy poco, el cannabis se percibía como una sustancia peligrosa con poco mérito. Sin embargo, los estudios emergentes y las anécdotas cotidianas de los usuarios comienzan a desafiar estas nociones.

Todos entendemos que algunas sustancias pueden ser abusadas. También es cierto que algunas sustancias pueden ser peligrosas y con el tiempo pueden tener consecuencias no deseadas. Sin embargo, también hay sustancias que pueden beneficiar nuestras vidas de manera significativa. Aunque la investigación es nueva y emergente, existe evidencia de que el cannabis puede tener impactos positivos.

Como padre que consume o puede querer consumir cannabis, el paso más importante es informarse. No hay escasez de cómo se enmarca el cannabis en los medios populares, pero separar los hechos de la ficción puede determinar un curso de acción. Ser educado sobre qué es el cannabis y qué hace junto con posibles problemas legales puede mantenerlo a usted y a su familia a salvo, seguros y felices.

Cómo desintoxicar tu cuerpo del cannabis de forma natural

¿Qué es el cannabis y qué hace?

Para manejar este problema, es importante que tenga claro qué es el cannabis y qué hace. Es una sustancia de origen vegetal con propiedades medicinales reportadas junto con algunos efectos psicoactivos. Se deriva de la familia de plantas Cannabaceae . Su potencia abarca el espectro y a menudo se divide en cepas. Muchas de estas cepas se crían especialmente para amplificar o mejorar ciertos efectos.

El cannabis contiene terpenos, sustancias responsables del aroma, así como flavonoides y otros productos químicos. Sin embargo, los principales componentes del cannabis incluyen THC y CBD. Estos dos compuestos afectan al cuerpo de diferentes maneras. El THC o tetrahidrocannabinol se conoce en gran medida como el elemento psicoactivo del cannabis. Es lo que hace que las personas se sientan «drogadas». Logra este efecto al impactar los receptores en el cerebro.

Estos receptores, CB1 y CB2, son responsables del movimiento, la memoria, el estado de ánimo, la temperatura corporal y el dolor. Los receptores CB1 a menudo se encuentran en regiones del cerebro, mientras que los receptores CB2 generalmente se encuentran en el sistema nervioso periférico. Los receptores CB1 y CB2 funcionan con neurotransmisores. Los neurotransmisores son como mensajeros químicos, que transmiten al cerebro instrucciones que pueden ser interpretadas.

Las instrucciones a menudo incluyen cómo responde el cuerpo a los estímulos externos. Un aumento de temperatura, por ejemplo, puede ocurrir si un neurotransmisor cita que hay una infección en marcha. El cerebro puede interpretar estos mensajes y se obtendrán ciertas respuestas. Los mensajes pasan de los receptores a lo largo del sistema nervioso y al cerebro. El cerebro funciona de manera muy similar a la unidad central de procesamiento del cuerpo.

Los neurotransmisores incluyen compuestos como la serotonina y la dopamina. Cuando el THC se introduce en el cuerpo, puede unirse a los receptores y bloquear la recaptación de estos neurotransmisores. Lo que esto significa es que los receptores y las porciones en la molécula de THC se ajustan como un candado y una llave.

Una vez comprometido de forma segura, el THC puede evitar que los receptores reabsorban estos compuestos. Los neurotransmisores como la serotonina y la dopamina pueden elevar el estado de ánimo e inducir sentimientos de felicidad, satisfacción y placer. Cuando inundan el cerebro, pueden tener un impacto en la emoción y el estado de ánimo.

El CBD o el cannabidiol es otro componente del cannabis. Se ha indicado como el elemento no psicoactivo en el cannabis. Funciona un poco diferente al THC. No afecta directamente a los receptores, pero sí cambia la estructura de los receptores, permitiendo que los receptores acepten moléculas más fácilmente como el THC.

Los receptores CB1 y CB2 son parte del sistema endocannabinoide o ECS. El ECS ayuda a regular el cuerpo. La homeostasis se logra a través del ECS, ya que funciona para crear equilibrio a través de una variedad de procesos que incluyen temperatura y estado de ánimo. El cuerpo crea moléculas bastante similares en estructura al THC y al CBD. Estas sustancias se conocen como endocannabinoides.

Juntos, el THC, el CBD y el anfitrión de otros compuestos en el cannabis se combinan de una manera que los investigadores piensan que puede ser valiosa. El cannabis puede ayudar a mitigar una letanía de molestias físicas, desde náuseas hasta dolores de cabeza, dolor crónico y estrés.

Marihuana fresca congelada, ¿qué es?

Cannabis y maternidad…

Mito: la hierba es una droga de entrada

Probablemente has escuchado esto repetido a menudo durante tus años de formación. Según la Drug Policy Alliance, esto simplemente no es cierto. Las personas que usan marihuana no tienen más probabilidades de abusar de otras drogas. En otras palabras, no existe una correlación directa entre el consumo de cannabis y el uso de sustancias más duras e ilícitas.

Hecho: La hierba se puede usar para algo más que fumar

Los usuarios pueden hacer más que simplemente encender una articulación. Pueden vapear, usar tinturas o participar en comestibles. Otras formas incluyen toques, bongs, cuencos, aceites e incluso parches transdérmicos. Cuando se trata de CBD, las opciones son aún más variadas. Puede obtener lociones, cremas, cafés, tés e incluso golosinas a base de CBD.

Mito: el CBD te elevará

Hay muchos que piensan que CBD y THC son las mismas cosas. Ha habido una explosión en los productos a base de CBD , y es probable que ninguno de ellos lo ponga alto. La diferencia clave entre los dos es muy probable que se pierda fácilmente.

Solo hay una pequeña diferencia entre THC y CBD a nivel molecular. Sin embargo, esta pequeña variación hace una gran diferencia. Las dos sustancias no se comportan de la misma manera, y si comes gomitas de CBD, es muy probable que te sientas despejado. El CBD generalmente se toma por sus efectos terapéuticos y no te eleva. Incluso se informa que el CBD puede disminuir los efectos psicoactivos del THC.

Hecho: Tomar THC tiene algunos efectos secundarios

No todos los que toman cannabis tendrán la misma experiencia. Los novatos para encender uno pueden tener que tener cuidado. Una cepa puede contener mucho THC y puede causar una amalgama de síntomas, conocidos colectivamente como » ecologización » e incluye vómitos, náuseas, mareos, paranoia y boca seca.

Mito: las personas que consumen cannabis están infringiendo la ley

Esta es un área en la que la mayoría de las personas se equivocan un poco. Aunque el cannabis se considera ilegal a nivel federal (todavía figura como una droga de la Lista I), cada estado tiene sus propias reglas sobre cómo las personas pueden o deben consumir cannabis, si es que lo hacen.

Algunos estados incluso ofrecen tarjetas médicas para aquellos que pueden probar que el cannabis conferiría algún beneficio medicinal muy necesario (generalmente con la aprobación de un médico). En Hawái, por ejemplo, realizar una compra con fines médicos puede ser perfectamente legal si puede obtener la aprobación de una tarjeta . El cultivo de cannabis puede ser ilegal en algunos estados , pero legal en otros. Algunos tienen formas específicas de cultivar las plantas.

Hecho: El CBD derivado del cáñamo fue legalizado

El CBD derivado del cáñamo se legalizó a través de Farm Bill de 2018 . Este proyecto de ley legalizó a las personas a usar productos que contienen CBD. La única advertencia es que el CBD que proviene del cáñamo debe contener menos de 0.3% de THC. El cáñamo ahora se considera un producto agrícola y no una droga.

Lo que puede hacer como padre

  • Asegúrese de que el cannabis sea legal en su estado: observe las leyes y restricciones estatales específicas. Estar informado de las cosas que cambian. Y sí, pueden cambiar en un centavo. Es genial estar informado sobre lo que dice tu estado sobre lo que puedes hacer con el cannabis. No quieres entrar en conflicto con tu ley y meterte en problemas.
  • Espere a la hora de acostarse: si está cuidando a los niños y necesita relajarse o tiene mucho dolor, no es la mejor idea hacerlo. Espera hasta que estén en la cama y estés a punto de irte tú mismo. El THC a menudo puede causar somnolencia y «bloqueo del sofá», un fenómeno en el que una persona puede sentirse tan relajada que no quiere levantarse del sofá. Si sus hijos están listos y corriendo, es mejor que tenga una mente clara.
  • Manténgase alejado de las redes sociales: la mejor manera de ser cuestionado sobre su crianza es anunciar su consumo de cannabis. Todavía existe el estigma y la información errónea, y las personas que saben que te enciendes pueden sentir que estás poniendo en peligro innecesariamente a tus hijos. Si bien esto puede no ser cierto, es suficiente para causar problemas. Los padres a menudo bromean en las redes sociales acerca de que es «#wineoclock», y no hay escasez de memes sobre las mamás que toman un trago de vino mientras los niños están en pie. Sin embargo, el cannabis es muy diferente. Las cosas pueden estar cambiando, pero la gente todavía cuestiona el cannabis y su lugar en nuestra sociedad.
  • Discreción de uso: aunque el consumo de cannabis puede estar perfectamente bien, puede evitar algunas preguntas asegurándose de usar aerosoles, fragancias y desodorantes para cubrir cualquier aroma u olor . También debe tener un lugar seguro donde su alijo esté asegurado y alejado de pequeñas manos curiosas y preguntas de familiares y amigos bien intencionados.
  • Toke low y vaya despacio: hasta que sepa con certeza cómo se sentirá después de una sesión de toke, debe tener precaución, especialmente al experimentar con una nueva cepa. Usar una pequeña cantidad e ir lento con la ingesta puede ser muy útil para alertarlo cuando se acerca a un nivel agresivo. Si te encuentras en esta situación, puedes tratar de frenar tu altura hidratando, tratando de calmarte, dándote una ducha fría o acostarte.

Cómo saber si la hierba que compré es de buena o mala calidad

Tags:
Next Post

Para más rendimiento en el deporte, la solución es el CBD