7 verdades sobre la hierba que deberías contarle a tus hijos

Si eres parte de los padres que usa la hierba de forma recreativa o medicinal, hay algo que tus hijos deben saber. Primero que nada que la hierba no es para los niños, pero conforme avancen los años, tus hijos van a necesitar saber mucho más de eso.

Se usó comúnmente en la medicina estadounidense a lo largo del siglo XVIII

Desde China, la marihuana medicinal se extendió por Asia, Oriente Medio, la costa oriental de África y partes de la India. William O’Shaughnessy, un médico irlandés, se le atribuye la introducción del cannabis en Inglaterra y Estados Unidos en el siglo XVIII.

En esa epoca las semillas y raíces del cáñamo se prescribían para la inflamación, la incontinencia y las enfermedades de transmisión sexual. De hecho era un ingrediente de lo más común.

Con la llegada del término «marihuana», las actitudes hacia la marihuana cambiaron

El término «marihuana» fue introducido por Harry Anslinger, el primer comisionado de la Oficina Federal de Narcóticos (que luego se convertiría en la DEA), como un esfuerzo por vincular su uso con las minorías y explotar la xenofobia de la gente blanca luego de un pico de inmigración mexicana. en las décadas de 1920 y 1930.

Pronto se relaciono el jazz y el swing a la que llamaban como música satánica con el consumo de hierba. Decían que hacia que las mujeres blancas quisieran tener sexo con los hombres negros.

William Shakespeare podría haberse drogado

El Sonnet 76 de Shakespeare dice: «¿Por qué sigo escribiendo, sigo siendo uno, siempre lo mismo, y mantengo la invención en una hierba conocida?» El antropólogo Francis Thackeray fue el primero en confirmar que esto pudo haber sido una referencia de marihuana hasta 2001, cuando descubrieron residuos de cannabis en fragmentos de una pipa que se encuentran en el jardín de Shakespeare en Inglaterra.

No se permitió que exhumaran el cuerpo, así que nunca sabremos si este romántico realmente escribía drogado o no.

Técnicamente no se puede sobredosis

Es extremadamente raro (hasta el punto de ser inaudito) sufrir una sobredosis debido a que fuman demasiada marihuana. Eso se debe a que los receptores de cannabinoides (a diferencia de los receptores de opioides) no se encuentran en las áreas del tronco del encéfalo que controlan la respiración.

Pero esto no significa que no puedas morir al consumirla, ya que muchas personas han chocado sus coches, o se han puesto tan paranoicos que han saltado del balcón después de consumirla.

Pero no todo el mundo reacciona bien

El hecho de que la gente no pueda morir directamente por el cannabis no significa que todo el mundo vaya a reaccionar bien. Algunas personas pueden ser alérgicas o tener una mala respuesta a la ingesta de hierba.

Un efecto secundario desafortunado que experimentan algunas personas, llamado síndrome de hiperemesis cannabinoide, incluye vómitos incontrolables, que matan el zumbido de cualquiera.

Es básicamente un pariente de cerveza

El lúpulo y el cannabis están estrechamente relacionados y pertenecen a una familia de plantas llamadas cannabinaceae, confirmaron los investigadores en 2002. Ambos huelen, se ven y saben igual por una razón. Ambas plantas tienen terpenos, que son compuestos que les dan su olor único, que están formados por moléculas llamadas isopreno, que se multiplican o fusionan para producir olores únicos de cada una.

Es malo para los cerebros en crecimiento

El tema sigue siendo difícil de estudiar directamente, ya que involucra a grandes muestras de niños que lo utilizan para sacar conclusiones generales.

Pero dada la gran cantidad de investigaciones que demuestran el desarrollo crucial del cerebro que ocurre durante la adolescencia, junto con el papel que desempeñan los receptores cannabinoides en el procesamiento del apetito, la sensación de dolor, el estado de ánimo y la memoria, es algo un riesgo alto consumir hierba antes de tener el cerebro completamente desarrollado.

Tags: cultural featured hierba información tus hijos
Next Post

La marihuana es magnífica para sesiones de sexo de diez, pero… el secreto está en la dosis

Salir de la versión móvil